Gato Burmés Americano

Gato Burmés Americano, Gato animal

Gato Burmés Americano

Gato Burmés Americano 1920 984 Orion

La raza de gato Burmés americano tal y como la conocemos hoy, fue desarrollada en Estados Unidos en la década de los años 30, cuando el Dr. Thompson, un psiquiatra militar norteamericano de origen birmano, se llevó a la ciudad de San Francisco una gata de color avellana llamada Wog Mau para trabajar en la depuración de la raza mediante su cruce con otra, un macho de Siamés seal point que se llamaba Tau Mau. 

En 1936, la raza de gato burmés fue reconocida por la Cat Fanciers’ Association. Pero, a causa de los agresivos cruces con gatos de la raza siamés, este reconocimiento fue revocado una década después. Gracias a unos pocos criadores que continuaron trabajando en las características individuales de los gatos burmeses y en una clara distinción de la cría siamesa, en 1954 se volvió a reconocer como raza propia.

Para finalizar, el gato Burmés americano a causa de que su estructura ósea es más robusta, alcanza la edad adulta a los 12 o 13 meses, a diferencia del europeo, que al ser más fino y estilizado, o hace a los 9 o 10 meses.


Características del Gato Burmés Americano

El gato Burmés americano posee un cráneo fuerte, su hocico es corto y su mentón es firme. En general, es un gato con un aspecto mucho más redondeado y corpulento que el gato Burmés europeo.

A rasgos generales, el gato Burmés americano, se caracteriza por tener un cuerpo de tamaño mediano bastante fuerte, redondeado, sólido musculoso y compacto. Su peso oscila entre  5 a los 7 kilos en los machos y entre los 3 a 5 kilos en las hembras. Por otro lado, su cabeza tiende a ser redondeada con unos pómulos prominentes y sus ojos están separados entre sí y son bastante redondos, y de un expresivo color dorado. Sus orejas también están separadas y son anchas y redondeadas.

Gato Burmés Americano, Gato animal
Gato Burmés Americano, Gato animal


Carácter del Gato Burmés Americano

El gato Burmés americano, es un animal muy sociable. Le encanta la compañía y están muy unidos a su familia. Curiosamente, es un gato que odia estar solo, aunque adora sus momentos de paz y tranquilidad. Son gatos muy observadores cuyo pasatiempo favorito podría ser admirar el mundo a través de una ventana o un balcón. Cuando es jóven, el gato Burmés es bastante activo y juguetón, por lo que sí tienes niños en casa, será el compañero ideal para ellos. En general es un gato inteligente, sociable, muy fiel a su familia, buen cazador y viajero.


Cuidados básicos y salud del Gato Burmés Americano

El Burmés americano es un gato fuerte y saludable. Hasta la fecha no se le ha determinado ninguna afección genética característica. Su esperanza de vida alcanza de los 18  a 20 años, así que es una de las razas más longevas. El cuidado del gato Burmés es bastante sencillo y básico. Un cepillado semanal es suficiente para preservar su ligero, brillante y sedoso pelo. En cuanto a su limpieza, es recomendable comprobar una vez a la semana, que sus orejas y ojos están libres de suciedad. Por lo demás, bastará con acudir a sus revisiones veterinarias para su vacunación y desparasitación. 

Otro aspecto a destacar en cuanto a las características propias de este gato es que es muy sensible a la temperatura, recordemos que proviene del sudeste asiático, por lo que no acepta bien los climas fríos y habrá que proporcionarle un ambiente templado o abrigarlo si lo sacamos de paseo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de tu navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso.
Saber más